CHESAR (CHEmical Safety Assessment and Reporting) Platform es una aplicación en desarrollo por la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) para ayudar a las empresas a realizar sus evaluaciones de riesgos químicos y documentarlas, sirviendo tanto al Reglamento REACH, donde ya se utilizaban versiones anteriores de CHESAR bajo este marco, como al Reglamento de Productos Biocidas, donde el uso de esta herramienta es totalmente nuevo.

La versión 1 se lanzará a mediados de 2024 (información más reciente de ECHA, CA-Dec23_Doc.7.2b).

La Plataforma CHESAR implementará los mismos principios que CHESAR, ya que el objetivo es tener una evaluación estructurada, armonizada, transparente y fácil de actualizar. La herramienta integrará completamente los modelos EUSES para la evaluación ambiental, así como los modelos ECETOC TRA para trabajadores y consumidores.

Para las sustancias REACH, la herramienta ayudará a los solicitantes de registro a realizar su evaluación completa de la seguridad química (tanto para la salud humana como para el medio ambiente) y generar sus informes de seguridad química (CSR), tal como se incorporan actualmente en CHESAR.

En el caso de los Biocidas, permitirá inicialmente la evaluación del riesgo ambiental necesaria tanto para las sustancias activas como para los productos. En el futuro se evaluará la posibilidad de ampliar la herramienta a la evaluación de riesgos para la salud humana de la sustancia activa y el producto, basándose también en la primera experiencia de uso de la herramienta y la disponibilidad de datos en formato IUCLID.

Con respecto a la evaluación del riesgo ambiental de los biocidas, el desarrollo de la herramienta responde al vacío actual en la hoja de ruta de la herramienta de evaluación del riesgo, causado por el hecho de que la última versión del software EUSES (última actualización en 2019) podría no acomodar las últimas actualizaciones en materia de escenarios de exposición y modificaciones en las evaluaciones de riesgo de biocidas según lo especificado en los Acuerdos Técnicos para Biocidas (TAB), incluidos los escenarios de emisiones recientemente desarrollados, cualquier nuevo documento de escenarios de emisiones o nueva guía de orientación.

La intención es que la plataforma CHESAR reutilice automáticamente los datos sobre las propiedades de las sustancias (si están disponibles) de IUCLID y los utilice como valores de entrada para la evaluación de riesgos. Una vez finalizada la evaluación, el usuario podría generar (parte de) el borrador del informe de evaluación directamente desde la plataforma CHESAR.

Fases del proceso y tiempos previstos

  • Fase previa a la implementación – cambios científicos: finalizada
  • Fase de implementación: en curso (casi 300 escenarios de emisiones ambientales se están implementando gradualmente en la Plataforma CHESAR)
  • Fase de pruebas internas y externas: en preparación
  • Fase de lanzamiento: en preparación: la versión 1 de la plataforma Chesar se lanzará a mediados de 2024 en los servicios en la nube de la ECHA y, poco después, como aplicación de escritorio.

Está previsto que la herramienta se actualice periódicamente (1 o 2 veces al año) para dar cabida a los nuevos avances en los frentes de evaluación de exposición y evaluación de riesgos en biocidas en particular, y cuando sea relevante, también en REACH.

Los días 13, 14 y 15 de marzo tuvo lugar en Sevilla el 17º Symposium de Sanidad Vegetal, donde se comentó entre otros, los siguientes temas de la Sanidad Vegetal dentro del ámbito regulatorio, europeo y nacional, por representantes de nuestras Autoridades y de la Industria:

  • Dr. Tomás García, científico del IEGD-CSIC y del CEIGRAM, resaltó la importancia del concepto “Una Sola Salud” (“One Health”) pues no se debe despreciar el hecho de que la salud humana, vegetal, animal y medioambiental están interconectadas y se ven afectadas por la globalización, el turismo, las nuevas plagas y enfermedades, entre otros factores. Así mismo, consideró que la legislación que afecta a los productos para el control de plagas y enfermedades deben estar sujetos a acciones proporcionadas al riesgo, pues el principio de precaución se utiliza en ocasiones de forma desproporcionada y sin evidencias que avalen ciertas medidas. Finalmente, concluyó que la transición hacia la agroecología únicamente podrá tener lugar con la implicación de todos los actores de la cadena de suministro.
  • Richard Ramón, representante de la Comisión Europea, centró su presentación en la seguridad alimentaria y su sostenibilidad, resaltando 14 megatendencias globales, como las fuerzas que a la larga van a provocar el cambio, entre las que podemos mencionar el cambio climático, la degradación del medio ambiente, la limitación de recursos, el incremento del consumo, entre otros. Planteó la pregunta sobre cómo vamos a incrementar una producción agrícola y que sea sostenible y nos refirió al modelo canadiense que ha centrado sus esfuerzos en la agricultura de precisión, la biotecnología y la digitalización, sin duda, un modelo que merece la pena incorporar a nuestras prácticas agrícolas. Resaltó a su vez la creación de un Observatorio de las necesidades del sector primario para afrontar los cambios que sean necesarios para evitar las prácticas injustas que perjudican al sector.
  • Valentín Almansa, Dir. Gral. Sanidad de la Producción Agraria, comenzó su intervención con la noticia sobre la cancelación de la nueva propuesta europea de uso sostenible de productos fitosanitarios, una decisión muy cercana a la votación del nuevo parlamento europeo y siguió su presentación con los resultados obtenidos tras 2 años de análisis de los datos de venta de productos fitosanitarios en España (convencionales y biocontrol). Destacó que la mayor venta, que podríamos asemejar a uso (no hay datos de uso, solo de compras/ventas), corresponde a los fungicidas y los acaricidas, en menor medida herbicidas e insecticidas y que este patrón se repiten en las distintas CCAA.
  • Emilio Rodríguez, representante de la Comisión EU (JRC), comentó la relevancia de, en un contexto de nuevas plagas y enfermedades emergentes, cada vez tenemos menos productos para su control, por lo que pone el foco en el esfuerzo por lograr variedades vegetales con una resistencia duradera a estas plagas y enfermedades. Para ello centró su presentación en las técnicas que se están trabajando como la cisgénesis y la mutagénesis dirigida (CRISPR entre otras). Destacó los pros y contras de la modificación de genes en especies vegetales, como el menor uso de productos fitosanitarios al ser variedades más resistentes, pero con una reducción del rendimiento del cultivo que están trabajando para poder mejorarla.
  • Dr. José Luis Alonso, representante del INIA-CSIC, centró su presentación en el control integrado de plagas como la mejor estrategia de control de plagas y enfermedades, donde todos los tipos de productos/estrategias de control tienen cabida, empezando siempre por la prevención con prácticas adecuadas, seguida de productos de origen más natural y en última instancia, aplicar medidas de control químico cuando las terapias anteriores no hayan sido efectivas. Respecto a futuros cambios legislativos, informó que se está trabajando en un procedimiento acelerado para productos más naturales, algo demandado desde hace años desde el sector de Biocontrol. También se están centrando los esfuerzos en la definición de los Biopesticidas para que, en toda Europa se haga referencia al mismo tipo de productos cuando se utilice este término, así como ampliar el tiempo de aprobación de sustancias activas de bajo riesgo para reducir la burocracia a nivel de las administraciones. Nuevas guías serán publicadas por la Comisión EU sobre consorcios microbianos, productos a base de RNA, extractos vegetales, estándares de EPPO sobre evaluaciones de riesgos de bajo riesgo. Por su parte, la EFSA está trabajando en una nueva guía para seleccionar sustancias activas de bajo riesgos desde fases iniciales, no como ahora que se concluye durante el proceso.
  • Jacobo Herrero, representante de IBMA España, explicó a los asistentes la propuesta que la Asociación planteará a la nueva Comisión Europa tras la cancelación de la nueva propuesta de uso sostenible donde solicitan: una definición clara de Biocontrol, un grupo de trabajo para evaluar estas solicitudes de Biocontrol, eliminar la necesidad de renovar este tipo de productos, que se concedan autorizaciones provisionales, que la extensión de usos sea más ágil y que se cree un grupo permanente de expertos en evaluación.
  • Camino García, presidenta de AEFA, por su parte, pretender llevar a la nueva Comisión Europa una propuesta simple, directa y práctica que permita dar encaje a los productos de Biocontrol a nivel europeo con más agilidad, quieren que se agilice al igual que los anteriores ponentes, la aprobación de sustancias activas de Biocontrol y de bajo riesgo, además los reconocimientos mutuos y el comercio paralelo y al igual que IBMA, solicitan una única entidad europea que evalúe este tipo de productos. Puesto que una modificación del Reglamento actual de fitosanitarios no es posible, proponen una nueva legislación solo para los productos de bajo riesgo.
  • Mª Victoria de la Haza, representante de AEPLA, centró su presentación en algunas de las técnicas y medidas que tenemos a nuestra disposición para reducir y/o mitigar los riesgos de los productos que puedan tener cierta toxicidad para el ser humano. Resaltó la importancia del proyecto MAgPIE iniciado en Florida en 2013 así como el reciente borrador (marzo 2024) del Compendio europeo para reducir la exposición y el riesgo durante el uso de productos fitosanitarios y que, además se espera a futuro una guía de EFSA también en este sentido.

Para más información sobre el evento: CLIC AQUÍ

¿Cómo saber si tu producto merece entrar en el mercado de la UE?

Durante los últimos años, la demanda de productos y servicios ha aumentado, y en la industria de fertilizantes no ha sido la excepción. En vista de este incremento, ha existido la necesidad de implementar distintas prácticas de producción sostenible para evitar daños a nivel medioambiental, haciendo un uso eficiente de recursos no renovables y generando responsabilidad sobre la liberación de emisiones a la atmosfera.

En este contexto, una evaluación de los impactos ambientales relacionados con los productos bioestimulantes, podría ser un enfoque muy beneficioso a las empresas para determinar el desempeño ambiental en un amplio espectro de bioproductos. Una de las metodologías más empleada y con mayor base científica es el Análisis de Ciclo de Vida, la cual proporciona un marco claro desde “la cuna a la tumba” para cuantificar los impactos y ayudar a alcanzar objetivos dentro de la economía circular.

Muchas empresas que producen bioestimulantes se apoyan en este ACV para apoyar a la transición de la cadena de valor a un enfoque más sostenible. Desde Kaeltia Consulting, tomamos en cuenta todas las variables, analizando el proceso productivo e identificando soluciones viables para disminuir el impacto ambiental. Trabajamos de la mano con nuestros clientes dando diagnósticos personalizados y entramos en detalle al estudio, enfocándonos en el alcance y los límites del estudio.

Existen varios parámetros a valorar dentro de los productos fertilizantes, especialmente los bioestimulantes, dentro del ACV, como pueden ser la recuperación de nutrientes, evaluación de tecnologías de compostaje, materias primas procedentes de bioresiduos agrícolas, entre otras, describiendo posibles impactos ambientales desde un enfoque prospectivo e identificando cambios que tendrán grandes repercusiones en el producto final y brindando ventajas dentro del mercado global.

Existe una tendencia en el mercado por productos más sostenibles y con menor huella de carbono, podemos verlo en las elecciones diarias de los clientes que solicitan productos más respetuosos con el medio ambiente, y de las empresas que optan por estas herramientas para formular productos a partir de diferentes materias primas como algas o microorganismos, dando como prioridad una mejora medioambiental, aportaciones significativas al suelo y un cuidado óptimo de la salud de las plantas.
Para más información sobre nuestros servicios de Análisis de Ciclo de Vida y Huella de Carbono, no dudes en contactar con alguno de nuestros asesores o ingresar en nuestra página web a través del siguiente enlace:

CONTACTA CON KAELTIA

El 17 Symposium Sanidad Vegetal se celebrará en Sevilla el 13, 14 y 15 de marzo y KAELTIA Consulting asistirá a este Conferencia/Exposición en la que la Industria, los Agricultores y las Autoridades compartirán sus experiencias con los actuales problemas regulatorios y también mostrarán sus respectivas preocupaciones sobre el futuro de este sector.

Puedes encontrar más información del evento aquí: www.fitosymposium.com

Si quieres concertar una reunión con la Dra. Elisa Capellán en este evento, no dudes en llamar al 626 789 777 o enviar un correo electrónico a admin@kaeltia.com

¡Esperamos verte allí!

Expocida Iberia 2024, el Congreso Internacional de Gestión de Plagas y Sanidad Ambiental se celebrará los próximos días 15 y 16 de febrero en Madrid, y KAELTIA Consulting asistirá a este evento, que es el más importante de España en el sector del Control de Plagas, en el que se reúnen expertos internacionales y nacionales y personalidades relevantes del sector.

Puedes encontrar más información del evento aquí: https://expocida.com/es/

Si quieres concertar una reunión con la Dra. Elisa Capellan en este evento, no dudes en llamar al 626 789 777 o enviar un correo electrónico a admin@kaeltia.com

¡Esperamos verte allí!

¿Cómo aumentar la producción sostenible de alimentos en un clima cada vez más cálido y seco, para una población en constante crecimiento, protegiendo al mismo tiempo el suelo?

A lo largo del siglo pasado, los avances en tecnología agrícola han permitido a los agricultores alimentar a una población humana en constante crecimiento, lo que ha contribuido a un enorme deterioro de la salud y calidad del suelo.

Una definición de la salud del suelo citada con frecuencia procede de Doran et al. (1996): ‘[la salud del suelo es] la capacidad continuada del suelo de funcionar como un sistema vivo vital, dentro de los límites del ecosistema y del uso de la tierra, para sostener la productividad biológica, mantener la calidad del aire y del agua y promover la salud de las plantas, los animales y los seres humanos’. Esta definición representa una integración de los ámbitos biológico, físico y químico (Idowu et al., 2008), lo que refleja el énfasis que se ha puesto recientemente en el suelo como sistema vivo.

Según los Servicios de Conservación de Recursos Naturales del USDA (USDA Natural Resources Conservation Services (NRCS)) “el suelo no es un medio de cultivo inerte – es un recurso natural vivo y vivificante. Está repleto de miles de millones de bacterias, hongos y otros microbios que constituyen la base de un elegante ecosistema simbiótico”. Para un agricultor, la salud del suelo está directamente relacionada con el rendimiento de las plantas, pero tiene otras ventajas. Los suelos sanos producen alimentos más nutritivos y dan a las plantas mayor resistencia a plagas y enfermedades. Los suelos sanos también retienen más agua, poniéndola a disposición de las plantas cuando las precipitaciones son escasas, o absorben más durante las lluvias torrenciales, evitando las inundaciones y la escorrentía de nutrientes vitales de los campos.

En la mayoría de los ecosistemas, hay más vida y diversidad bajo tierra que sobre ella. Los organismos del suelo como bacterias, hongos, protozoos, nemátodos, artrópodos y lombrices desempeñan funciones críticas como la descomposición, la mineralización, la degradación de contaminantes y el ciclo del carbono y el nitrógeno, entre otras. La rizosfera es donde se desarrolla gran parte de la actividad biológica del suelo y de las interacciones entre plantas y microbios, incluidas las simbiosis. Los tipos de especies presentes y su nivel de actividad dependen de las condiciones microambientales, como la temperatura, la humedad, la aireación, el pH, el tamaño de los poros y los tipos de fuentes de alimento.

La dinámica de las plagas de las plantas depende del conjunto de organismos presentes en el suelo. Algunos organismos depredan o compiten con los organismos causantes de enfermedades. Algunas bacterias liberan factores de crecimiento vegetal que aumentan directamente el crecimiento de las plantas.

Entonces, ¿cómo podemos aumentar la producción de alimentos de forma sostenible para los seres humanos y el medio ambiente a la vez que protegemos la salud del suelo?

  • Midiendo la calidad del suelo: propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo.
  • Minimizando las alteraciones del suelo como los cultivos y devolver los residuos vegetales al suelo à reconstruyendo las reservas de materia orgánica del suelo, evitando la liberación de las partículas del suelo, aumentando la biodiversidad y la bioactividad, protegiendo la red creada por los hongos micorrícicos.
  • Reduciendo el uso innecesario de fertilizantes nutritivos mediante el control regular de los nutrientes del suelo antes de realizar las aplicaciones.
  • Cuando se trabaje con organismos biológicos (organismos vivos) para controlar una plaga, tratar una enfermedad o bioestimular la fisiología de las plantas, debe analizarse el impacto en el ecosistema existente. El uso de productos biológicos es diferente a trabajar con productos químicos, cuyas acciones y efectos pueden predecirse más fácilmente. La interacción se produce de forma muy compleja, añadir especies puede provocar el aumento o la disminución de las especies existentes, beneficiosas o no, por lo que pueden producirse efectos impredecibles. Las asociaciones en el suelo cambian con el tiempo y las plantas seleccionan cada vez el mejor microbioma cuando está disponible, por lo que esto debe ser considerado caso por caso para permitir el éxito de los organismos biológicos en el futuro.
  • Cuando se necesiten plaguicidas, es preferible utilizar sustancias menos (eco)tóxicas para evitar su impacto en el microbioma del suelo y en los procesos mediados por microbios que afectan al funcionamiento del suelo.

Necesitamos urgentemente concienciar sobre las buenas prácticas agrícolas, ya que la salud del suelo tiene el poder de mejorar la salud de las plantas, los seres humanos y los animales (concepto “One Health”), de modo que juntos podamos encontrar la mejor manera de beneficiarnos.

Si necesitas más información sobre todas las novedades relacionadas con la normativa de Sanidad y Nutrición Vegetal, no dudes en ponerte en contacto con los expertos de Kaeltia; estaremos encantados de atenderte.

 

La sinergia entre organizaciones que comparten objetivos comunes a menudo da lugar a avances significativos en la sociedad. En este contexto, nos complace anunciar nuestra colaboración con CABI BioProtection Portal, lo que supone un paso adelante en nuestra búsqueda conjunta de una agricultura más respetuosa con el medio ambiente.

¿Qué es el Portal de BioProtección CABI?

El Portal de BioProtección de CABI es una herramienta de acceso abierto que revoluciona la manera en que los productores y asesores agrícolas se enfrentan a las plagas en sus cultivos. Centrado en proporcionar información sobre productos de biocontrol y bioplaguicidas registrados en diferentes países, su objetivo es empoderar a la comunidad agrícola para identificar, obtener y aplicar eficazmente soluciones naturales contra las plagas. La plataforma, disponible en diversos formatos y dispositivos, se enriquece con una sección de recursos exhaustiva para aquellos que deseen profundizar en la bioprotección.

¿Quién es CABI?

CABI, una organización intergubernamental y sin fines lucrativos, está dedicada a mejorar la vida en todo el mundo a través de la aplicación de conocimientos científicos a desafíos en la agricultura y el medio ambiente. Guiados por los intereses de los 49 países miembros que influyen en sus operaciones, CABI trabaja con científicos en una red global de centros para proporcionar información y soluciones prácticas a todas las personas interesadas. Fundada bajo un tratado de las Naciones Unidas, el Portal se rige por la cooperación equitativa entre los países miembros en su gobernanza y en la orientación estratégica. Ya activo en 38 países, incluye más de 4 000 productos de bioprotección que cubren más de 940 cultivos y 2 200 plagas.

¿Por qué utilizar el Portal de BioProtección de CABI?

En los últimos años, la industria de la bioprotección ha experimentado importantes avances, trayendo consigo alternativas más seguras y respetuosas con el medio ambiente para combatir plagas en la agricultura. No obstante, la falta de información sigue siendo un obstáculo para su adopción generalizada.

En este marco, entra en el juego el Portal de BioProtección de CABI, cerrando la brecha entre la conciencia y la acción al proporcionar información y establecer conexiones directas entre los productores y los fabricantes de bioprotección.

¿A quiénes está destinado el Portal de BioProtección CABI?

El Portal no solo se ha convertido en una herramienta valiosa para los productores y asesores agrícolas que buscan soluciones de baja toxicidad, sino también para aquellos que desean acceder a mercados de mayor valor, como los productos orgánicos. Los reguladores gubernamentales, los tomadores de decisiones en el sector privado y los fabricantes de productos de biocontrol también encuentran en el Portal de BioProtección CABI una fuente vital de información y colaboración.

La Contribución de Kaeltia en la revolución de la BioProtección

A través de nuestros servicios Regulatory Affairs, en Kaeltia Consulting desempeñamos un papel importante en la expansión del Portal de BioProtección CABI. Al fomentar la reducción gradual del uso de productos químicos más tóxicos y de mayor peligro en la agricultura, trabajamos en armonía con la visión de un futuro agrícola más respetuoso con el medio ambiente. Nuestro compromiso con la promoción y el desarrollo de productos más amigables con el entorno y centrados en la promoción de la salud humana refuerza la misión del Portal y la causa global en favor de la bioprotección.

En definitiva, la colaboración entre CABI y Kaeltia es un paso adelante en la revolución de la bioprotección y la sostenibilidad agrícola.

Como ha dicho Ulli Kuhlmann, director ejecutivo de CABI que supervisa el desarrollo del portal: “Colaborar con expertos en regulación que respaldan un movimiento hacia el manejo natural de plagas ayuda a impulsar el espíritu de nuestra misión, al tiempo que brinda la experiencia necesaria para realizar un cambio productivo”.

Asimismo, nuestra directora general, Elisa Capellán, también expresa nuestro entusiasmo por la colaboración: “En KAELTIA estamos comprometidos con el medio ambiente, con la viabilidad de nuestros negocios y con un sistema alimentario seguro y sostenible para todos. Es por eso por lo que hemos decidido unirnos al Portal de BioProtección de CABI, quienes comparten y promueven estos mismos valores fundamentales”.

Dichas palabras transmiten la esencia de una colaboración que trasciende fronteras y une esfuerzos en la causa de la bioprotección y la sostenibilidad agrícola.

A través del Portal de BioProtección CABI, se democratiza el acceso a soluciones naturales para plagas y enfermedades, respaldadas por la experiencia científica y la cooperación internacional. Kaeltia Consulting, con su enfoque en la regulación y su compromiso con la sostenibilidad, contribuye al avance de esta importante causa, allanando el camino hacia una agricultura más saludable y respetuosa con el planeta.

Juntos, CABI y Kaeltia, impulsamos la innovación en la agricultura y el respeto por la naturaleza

Son muchas las empresas asturianas que desean crear una economía sostenible. En la búsqueda de aportes en la economía circular, KÆLTIA, como empresa especializada en ecodiseño, plantea generar un proyecto de logística inversa como prueba piloto dentro de los retos seleccionados por UniOvi Innovation Skills, que permita el desarrollo sostenible de la región mediante un sistema de recogida, almacenamiento y desinfección de botellas de vidrio de varios usos (reutilizables), retornándolas varias veces al sector y manteniendo las propiedades intrínsecas del material lo mejor posible, sin afectar su funcionalidad ni la seguridad de los agentes comerciales ni de los consumidores.